Ruta Costera Purema-Dichato podría ser una realidad

La jefa comunal indicó que “es positiva la visión del diputado Sabag en torno a esta importante obra. Con el puente sobre el Río Itata gana la Región y damos un paso en la asociatividad para fomentar el turismo”.

Como una tarea en la que se deben sumar voluntades y visiones, catalogó la alcaldesa de Tomé, Ivonne Rivas Ortiz, el desafío de construir una ruta que una Tomé con Cobquecura y que contemple el emplazamiento de un puente en el sector de Perales, en la desembocadura del Río Itata. Por lo mismo, la jefa comunal agradeció la disponibilidad para trabajar en este proyecto mostrada este fin de semana por el diputado Jorge Sabag.
“El diputado Sabag planteó de buena forma el tema de la conectividad vial entre dos ciudades turísticas como lo son Cobquecura y Tomé y la Provincia de Ñuble. A este planteamiento debemos sumarnos todos los actores involucrados y trabajar para que esta importante obra avance en el futuro gobierno de la Presidenta Bachelet”, señaló Rivas.
La alcaldesa expresó que “espero prontamente reunirme con los alcaldes de Cobquecura, Trehuaco y Coelemu. El desafío de dotar a esta zona de mayor conectividad es tarea de todos y por lo mismo, necesitamos aunar esfuerzos y voluntades, para llevar un proyecto concreto a las autoridades que asumirán en el Ministerio de Obras Públicas”.
Sin embargo,  Ivonne Rivas manifestó que “este tema no debe ser sólo una tarea de los alcaldes, si no que también, necesitamos el apoyo de todos nuestros parlamentarios para poder sacar adelante el proyecto. Por mi parte, apenas asuman las nuevas autoridades, llevaré el parecer de los tomecinos a Santiago y expresaré la importancia de contar con el puente sobre el Itata y la Ruta Costera como alternativa a la cuesta Caracoles. Estas obras no sólo serán un beneficio para nuestra comuna, si no que también serán un aporte para el progreso y el crecimiento de la Región del Bío Bío”.
fuente: www.tome.cl

Comentarios Facebook

Comentarios

Dichato el Renacer parte 1

Hace 4 años nuestro balneario de Dichato fue azotado por un devastador terremoto 8,8 grados con un posterior tsunami del cual se hizo, yo diría, mundialmente conocido por el grado de desolación y destrucción que el agua a su paso iba dejando. No es menos cierto que las primeras horas fueron sin duda las más complejas por la incertidumbre y las noticias que de apoco se iban conociendo.

El panorama era desolador. Muchos habitantes del balneario recorrían lo que alguna vez fueron las calles y sus casas tratando de entender la magnitud de la catástrofe. Algunos veían con impotencia como el esfuerzo de toda una vida se desvanecía entre el mar y los escombros.  El pequeño contingente de Carabineros que existía en ese momento no era capaz de atender las necesidades de una población herida y asustada, incluso ellos mismos tuvieron que escapar gracias a el aviso de uno de sus fieles compañeros de 4 patas. Los bomberos por otro lado no paraban. En los momentos posteriores del sismo muchas personas corrieron cerro arriba por el instinto de supervivencia mientras la tierras se seguía moviendo como si de un bote en el agua se tratara.

No habían comunicaciones, no había televisión, solo algunas personas gracias a la Radio Bío-Bío se iban enterando de las noticias. Gracias a ellos muchos mensajes fueron entregados a familias que no sabían que había pasado con sus seres queridos.

Esa noche fue una noche larga y oscura, como nunca el amanecer no llegaba, la tierra no dejaba de moverse en cada réplica que nos recordaba lo frágil que somos ante la naturaleza. El mar estaba agitado y al momento de llegar la claridad se pudo observar la real magnitud de la catástrofe.

Los rastros de lo que fue Dichato, solo quedaría en el recuerdo y en las fotografías que circulan en gran cantidad. La infraestructura de lo que alguna vez fue el balneario más tranquilo de la zona estaba en el suelo.

 

continuará…….

Comentarios Facebook

Comentarios